zar-chatarra-fraude-dian-colombia-legal-corporation

Cómo estafar a la Dian: El Zar de la Chatarra

     Una noticia que pasó muy desapercibida por los medios de comunicación  deja a la Dian como la entidad más propensa a ser estafada y no es para menos, puesto que un solo hombre logró orquestar un fraude tan enorme a la Entidad que en medio año tenía en su bolsillo medio billón de pesos.

     Aunque desde el año 2013 ya se le estaba adelantando una investigación, solo fue hasta finales de septiembre del 2015 cuando se dio su captura. Su idea, aunque es delictiva, no deja de ser interesante, dejando al descubierto que es una actividad que podría desarrollar una persona del común, con escasos conocimientos en exportación.

     James Arias, el Zar de la Chatarra, como ha sido llamado, se encargaba de crear exportaciones y negocios ficticios para luego hacer un recobro a la Dian por concepto de devolución del IVA. En el año 2013, junto con Blanca Jazmín Becerra, empezaron con el fraude, pero en ese momento él negó todo vínculo con este delito.

    Dentro de su estratagema para defraudar a la Dian está que él creó más de 80 firmas para hacer estos recobros, e incluso creó una empresa llamada Comercializadora Internacional Mundo Metal, en la que supuestamente exportaba chatarra a diferentes países, entre los que se encuentra China y Venezuela.

   Este último país fue pieza clave para la recolección de pruebas, puesto que Venezuela tiene prohibido importar este material, entonces los investigadores se dieron cuenta de que esas exportaciones eran ficticias. Y también fue pieza clave que James enviara un mismo cargamento en varias exportaciones, lo que resulta ser solo un negocio en papel y no en la realidad.

Fortuna de James Arias

    De esta manera fue cayendo y dejando al descubierto su modus operandi. Sin embargo, logró recoger una fortuna que alcanza los 275 mil millones de pesos colombianos. Una cifra realmente enorme. Su negocio de manera sencilla era realizar exportaciones en papel y luego acogerse a los beneficios del gobierno.

     Lo interesante en esta historia es por qué la Dian o estos funcionarios demoraron tanto en establecer una denuncia y con ello capturarlo.

   Desde el 2013 ya se venían realizando estas acciones y no hay que ser tan inteligente para saber que si un país como Venezuela prohíbe la importación de chatarra entonces por qué se exportaba chatarra a ese país desde Colombia. Situación que deja muchas preguntas abiertas.

     El Zar de la Chatarra tenía un poco más de 384 bienes, de los cuales, su hija de 13 años era dueña de una gran parte de ellas, también su mamá y su hijo de 18 años tenían varios bienes registrados a su nombre. De estos, hay 278 lotes, en los que él depositaba la Chatarra.

¿Deseas asesoría jurídica sobre un caso de estafa?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *