contrato-compra-venta-colombia-legal

Contrato de compraventa, indispensable en cualquier transacción

Siempre que uno va adquirir un bien (sea un vehículo, una vivienda, etc) en negociaciones con otra persona es importante estar seguro de la legalidad del trámite, la ausencia de problemas legales previo a la transacción, o condiciones de riesgo sobre el bien, e incluso, el carácter de fidelidad y confianza del sujeto con quien se transa.

Por más que sea un familiar o amigo de confianza, es importante asegurarse de que todo el trámite se realice de la manera legal, no solo por seguridad sino por cumplir lo exigido por la ley.

Dentro de la normatividad nacional, en el Código Civil, se establece lo que un contrato de compraventa es y las condiciones que debe cumplir.

En su artículo 1849, del Título XXIII nos especifica la definición del documento como:

“Un contrato en que una de las partes se obliga a dar una cosa y la otra a pagarla en dinero. Aquélla se dice vender y ésta comprar. El dinero que el comprador da por la cosa vendida se llama precio”.

Este contrato, puede ser habilitado entre las personas que la ley no haya inhabilitado. Dando ciertas garantías a los participantes de la transacción, es decir, estipula las reglas que deben cumplir ambos, y en caso de que alguno incumpla o las infrinja, garantiza el desarrollo de determinadas consecuencias que protejan los intereses del otro participante, y sancionen a quien incumplió.

Al momento de realizar el contrato de compraventa, tenga presente que no es el mismo para todos los bienes, cada uno tiene particularidades según lo que se acuerde y lo que se esté vendiendo o comprando.

Formalidades del Contrato

Este contrato no puede ser verbal, debe ser por escrito, autenticado en notaria, debe incluir las condiciones que deben cumplir ambos participantes y las consecuencias de su incumplimiento.

Además debe contar con la identificación de los participantes (cédula, dirección, datos de contacto…), las condiciones del bien hasta la fecha de compra y su descripción, soportada con todos los papeles en regla, el precio y condiciones de pago, el valor de los gastos notariales y las condiciones pertinentes.

Una vez usted esté seguro de la transacción, busque un abogado asesor que lo acompañe en el proceso y diligenciamiento del contrato, a favor de no dejar escapar ninguna condición o papeleo importante; porque si esto ocurre, solo será válido lo que haya sido notariado, ningún otro tipo de queja o sanción podrá ser aceptada fuera del marco de lo expuesto en el documento.

Además, es pertinente que le asesoren en la constitución del contrato, ya que no es el mismo formato para la compra de una vivienda, o propiedad horizontal, que el de la compraventa de un carro o un vehículo de transporte público. Cada transacción tiene un modelo, unas condiciones, exigencias y consecuencias.

Conclusión

Si va a comprar no olvide su contrato de compraventa, no importa si el trámite tarda un poco más de lo esperado, siempre es mejor ser prevenido y estar seguro que el bien se encuentra en las mejores condiciones. La inversión del contrato lo salvaguardará de muchos otros incidentes que su ausencia no podrá compensar.

¿Deseas asesoría jurídica en materia de contratos?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *