delito-extorsion-colombia-legal-corporation

La extorsión: una amenaza delictiva presente en Colombia

     A pesar de que el gobierno colombiano se encuentra tras la búsqueda de un proceso de paz, para salir del conflicto armado interno que aqueja al país, en los últimos años se ha hecho visible una nueva amenaza delictiva que atenta contra los ciudadanos: se trata de la extorsión, y su establecimiento como sistema criminal que incrementa cada día su número de víctimas.

     5 de las ciudades más importantes de Colombia registran altos índices de extorsiones, en el siguiente orden: Medellín, Bogotá, Cali, Barranquilla y Santa Marta. Pero se presume que las estadísticas omiten otras localidades donde operan los grupos delictivos como las regiones de Santander, Bolívar, Putumayo, Meta, Caquetá y Cauca.

     Esto nos hace pensar que todo el país está minado de estos grupos, que se perfilan como una nueva modalidad de los grupos armados.

    Las cifras señalan que 29 de los 32 departamentos han registrado casos de extorsión, con al menos 125 mil colombianos entre las víctimas, sin contar que muchos de ellos pasan desapercibidos, dependiendo del contexto como sucedan, si el delito fue consumado, y los recovecos legales que algunas veces impiden hacer denuncias y establecer penas de manera clara.

¿Quiénes son los extorsionadores?

     No hay completa seguridad sobre cuáles son los autores directos de esta serie de delitos. Sin embargo, las autoridades han registrado que los llamados “zares” de la extorsión, son guerrilleros de las Farc, de la “Oficina del Envigado”, los cabecillas de las bandas “los Urabeños y “los Rastrojos”, así como grupos de delincuencia organizada que a pesar de no ser famosos, utilizan el nombre de otras agrupaciones para darle sentido a sus amenazas.

Modalidades de extorsión

     Existen diversas modalidades para ejecutar el delito de la extorsión. Pero antes de abordarlas, es importante recordar la definición del término, según el artículo 244 del Código Penal, que se refiere a la extorsión de la siguiente forma: “El que constriña a otro a hacer, tolerar u omitir alguna cosa, con el propósito de obtener provecho ilícito o cualquier utilidad ilícita o beneficio ilícito, para sí o para un tercero”.

     En general, la extorsión comienza con una llamada telefónica al móvil de la víctima, allí una persona se presenta y le explica que pertenece a alguna banda delictiva, menciona alguno datos privados para generar miedo en el interlocutor y finalmente le solicitan un monto que debe cancelar, a cambio de algún hecho fuerte, como la quema de un local, divulgación de información privada, o incluso la vida.

     Este modo puede hacerse en dos partes, primero la víctima recibe la llamada y se le da un plazo para buscar el dinero, o el cobro puede hacerse de manera inmediata. Otras de las modalidades comprenden el envío de mensajes de texto constantemente, para cultivar el miedo en la persona, o por medio de una carta anónima.

    Por otro lado, una modalidad que ha tomado mayor importancia últimamente, tiene que ver con el envío de correos electrónicos, esto se conoce como ciberextorsión y alcanza un grado más delicado, ya que los delincuentes crean programas espías para entrar en el computador de las víctimas, robando fotos y vídeos privados. Así, las amenazas consisten en difundir estos contenidos a gran escala.

     Igualmente, encontramos el cobro de dinero en algunas localidades para poder transitar por ciertas calles o ingresar a zonas custodiadas por estos grupos delictivos. Las tarifas se calculan dependiendo del tipo de víctima y la situación de la extorsión, con cifras que oscilan desde los mil pesos hasta los 100 millones.

Los más amenazados por la extorsión

     Todos los sectores de la sociedad están amenazados a ser extorsionados, pero de acuerdo a las denuncias recibidas, puede inferirse que se encuentran más propensos los comerciantes, profesionales, personas jurídicas (empresarios), empleados, agricultores, etc.

     No obstante, el perfil de la víctima indica que debe ser una persona que tenga ciertas posibilidades de cancelar el monto que se le solicita para perpetrar el delito.

¿Cómo evitar ser extorsionado?

     Existen algunas técnicas básicas para evitar ser extorsionado, y estar prevenido para no ser una víctima más. En primer lugar, debes intentar identificar qué grupos de delincuentes operan en tu localidad y zonas cercanas.

     Luego, conviene supervisar a las personas que te rodean, sobre todo si diriges una empresa, ya que el delito puede ser producido gracias a un informante que puede ser tu empleado.

     Asimismo, no reveles en lo absoluto ningún tipo de información sobre ti, mucho menos si se trata de aspectos económicos. Igualmente, debes poner atención especial al uso de Internet en todos tus espacios cotidianos, principalmente, en el trabajo y la casa.

     Instruye a tu familia para que no hablen con desconocidos ni proporcionen ningún tipo de datos, y configura tus conexiones y accesos con claves de seguridad.

     Finalmente, si recibes una llamada, manéjala con seguridad, no demuestres miedo, y no accedas a ninguna amenaza. Inmediatamente llama a los números de denuncia 147 y 165. Los datos que suministres serán confidenciales.

¿Deseas recibir asesoría sobre un caso de extorsión?

Resumen
Título
La extorsión: una amenaza delictiva presente en Colombia
Descripción
De qué se trata la extorsión, cómo prevenirla y el estado actual de este delito en Colombia
Autor
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *