que-es-flagrancia

¿Qué es la flagrancia y cuáles situaciones la generan?

     La palabra flagrancia proviene del latín flagrare q­ue significa arder o resplandecer como el fuego. En materia de derecho penal, este concepto se toma metafóricamente, es decir, significa que el hecho aún arde o resplandece, y en el plano jurídico, es actual.

     En cuanto al propósito de la captura en situación de flagrancia, la Corte Institucional en la sentencia C-237 de 2005 dictó que con la aprehensión se produce el comprobación de dos situaciones:

  1. La identificación positiva y plena del individuo
  2. La aclaración de los acontecimientos ocurridos, debido a que estos son contrarios al orden público.

     No obstante, ninguna de estas circunstancias permiten de modo alguno que las detenciones sean por tiempo prolongado sino que, por el contrario, deben estar formuladas para cumplir estos fines precisos y no pueden suponer la extralimitada privación de libertad atendiendo al principio de proporcionalidad.

     Existen algunas situaciones que pueden generar la flagrancia, a saber:

  • Cuando una persona es sorprendida y detenida al momento de delinquir (también llamada flagrancia en sentido estricto)
  • Cuando una persona es detenida inmediatamente después debido a una persecución o voces de auxilio de quien haya presenciado el hecho (llamada cuasiflagrancia)
  • Cuando una persona es sorprendida y aprehendida con objetos, huellas o instrumentos de los que pueden deducirse que momentos antes ha cometido un delito o participado en uno (flagrancia inferida).

     Asimismo, son necesarios tres requisitos para la flagrancia, los cuales son la actualidad del hecho, la identificación positiva del autor o al menos la individualización del autor o partícipe del acto delictivo y la aprehensión o captura física del implicado o los implicados.

     De este modo, podemos inferir que lo que sustenta la excepción al principio constitucional de reserva judicial de la libertad en casos de flagrancia es:

  1. La inmediatez de la conducta delictiva
  2. La prisa con la que debe llevarse la captura, lo cual imposibilita la obtención previa de una orden judicial de privación de libertad.

     Aun así, es necesario saber que una vez realizada la captura, la persona detenida debe ser conducida ante un juez.

¿Deseas recibir asesoría sobre este tipo de temas?

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *