DEPARTAMENTO DE INVESTIGACION JUDICIAL Y CRIMINAL

departamento-investigacion-criminal-colombia-legal-corporation

EL INVESTIGADOR PARA LA DEFENSA, dentro del contexto de paridad de armas, presupuesto necesario para el desarrollo de un proceso de partes, dentro del contexto de la justicia.

Con la Ley 906 de 2.004 se da paso a un proceso de controversia , en donde cada una de las partes llevan ante el juez sus elementos de convicción, conseguidos a partir de la labor de investigación de cada una de ellas, también a cargo de la defensa, cambiándose de manera definitiva la forma como esta última llevaba las pruebas al juicio: ya no lo hace por intermedio de la actividad de la Fiscalía, sino que ahora requiere de su propio esfuerzo investigativo (Departamento de Investigación WLC), y con base en él construye el fundamento probatorio de su posición procesal.

Y bajo esa óptica se reconoce la existencia de investigadores y peritos de la defensa, lográndose así un avance crucial en pos de la materialización del principio de paridad de armas; lo cual se consolida en el reconocimiento de la INVESTIGACIÓN JUDICIAL Y CRIMINAL, que registra hoy un avance significativo en su tarea de posicionar el derecho de la defensa técnica en el Sistema Acusatorio.

Teniendo en cuenta que la actividad procesal ha sufrido un vuelco significativo en su estructura interpretativa de la prueba, en la aducción de la misma al proceso y aun del análisis jurídico necesario para generar convicción sobre los hechos que fundamentan las teorías de las partes.

investigacion-penal-colombia-legal-corporation

El nuevo escenario normativo ha sido generoso en materia del reconocimiento de derechos y facultades al procesado y su defensa, dándose así inicio al desarrollo de los instrumentos internacionales suscritos y ratificados por el Estado Colombiano, relacionados con las garantías de los acusados por hechos criminales.

Este nuevo Sistema le ofrece al imputado la posibilidad de “…Tener un juicio público, oral, contradictorio, concentrado, imparcial, con inmediación de las pruebas y sin dilaciones injustificadas, en el cual pueda, si así lo desea, por sí mismo o por conducto de su defensor, interrogar en audiencia a los testigos de cargo y a obtener la comparecencia, de ser necesario aun por medios coercitivos, de testigos o peritos que puedan arrojar luz sobre los hechos objeto del debate”

Así mismo faculta a la defensa para buscar, identificar empíricamente, recoger y embalar elementos materiales probatorios que puedan servir de sustento de su hipótesis de descargo, haciéndolos examinar por peritos oficiales o particulares, según la conveniencia de su estrategia de defensa.

Es claro entonces que frente a la actividad pericial existe una posibilidad definida respecto de la utilización de los recursos técnicos y de talento humano que cada caso requiera, y en ese punto la norma establece, quienes pueden ser peritos y/o Investigadores, y determina sus calidades con independencia de que sean presentados por la defensa o la parte acusadora, dado que sus conocimientos especializados se fundamentan en bases científicas.

Con todo, obtener la participación de testigos, material probatorio físico o digital “que puedan arrojar luz sobre los hechos objeto del debate” no es una tarea al alcance de todos, así como tampoco lo es la actividad de obtención técnica de los elementos materiales probatorios y de convicción que permitan a la defensa sustentar sus hipótesis, en los términos que exige el Código de Procedimiento Penal.

El investigador para la defensa técnica ha resultado ser un interviniente de alto impacto en la estructura del Sistema Acusatorio, ya que su actuación conjunta con el defensor ha permitido aclarar hechos puntuales dentro de las investigaciones asignadas, recolectar evidencia de forma técnica, estructurar una teoría del caso coherente con los hechos demostrables dentro del proceso, así como la elaboración de evidencias demostrativas que facilitan la comprensión del juez sobre las circunstancias de tiempo, modo y lugar en que ocurrieron los hechos examinados, lo que indudablemente ha contribuido a enriquecer el debate probatorio y jurídico en el nuevo Sistema Acusatorio.