el Derecho Penal

Para qué sirve el Derecho Penal

Aunque la pregunta ¿Para qué sirve el Derecho Penal? Suene a tarea colegio o de universitarios de primer semestre es muy importante para un ciudadano del común conocer cómo se imparte justicia en situaciones donde existe un delito o intento de un delito. El derecho penal es un mecanismo de control social que permite que haya justicia para todos. Aunque podría ser también un mecanismo de control social para restringir conductas. En este sentido, el Estado puede decir que una conducta es mal vista y puede condenar a la persona que la cometa así en otro Estado sea aceptada. Por ejemplo, en países árabes es común que las mujeres no conduzcan, mientras que en Colombia existe la igualdad de género.

Derecho Penal Colombiano

Por lo tanto, el Derecho Penal es un mecanismo que establece cuáles conductas son las adecuadas y no adecuadas en una sociedad. En Colombia, el Derecho Penal establece conductas generales sobre los delitos, como el robo, homicidio, fraude y demás. Sin embargo, también hay que entender que el Derecho Penal puede ser utilizado por particulares para defender sus propios intereses y así atacar o acabar a los grupos minoristas que están en su contra. Esto ha sucedido en gran medida en el país, pero no es referido exclusivamente a grupos al margen de la ley que cometen crímenes de lesa humanidad, sino para acabar a grupos indígenas que impiden la entrada de multinacionales a su territorio.

Un delito es una conducta antijurídica, pero lo que puede ser aceptado en unos países en otros no. el homicidio es un delito según nuestro Código Penal, pero en algunas regiones, es posible cometer un homicidio y no ser condenado a prisión. El derecho penal es el medio por el cual un Estado tiene el control de la fuerza y por ende puede juzgar, condenar o perseguir a quién cometa conductas antijurídicas. Pero el delito no se crea por el capricho de unos pocos, sino por un consenso general que censura conductas que están mal vistas en la sociedad. Es así que por ejemplo en el siglo XIX, en Colombia, la infidelidad de la esposa era una conducta grave juzgada por la sociedad y por la justicia, mientras que ahora, la infidelidad no solo es una falta de la esposa sino también del esposo. En el siglo XIX, el hombre podía tener sus amantes sin que fuera juzgado.

Pero, el derecho penal no debe o no puede estar por encima de los derechos primordiales de todo ser humano. Es por esta razón que a pesar de que una persona que cometa un delito primero se le deben cuidar y mantener sus derechos primordiales, es decir, el policía que lo captura no puede ni matarlo, ni atacarlo, ni humillarlo; su captura debe obedecer a un procedimiento en donde haya un minucioso cuidado de los derechos del capturado.

¿Deseas asesoría jurídica sobre este tema?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *