arriendo-forma-de-ahorrar

Vivir en arriendo, ¿Una forma de ahorrar?

Vivir en arriendo para muchas personas es la primera opción de vida, ya que les representa (según el estrato) cuotas mensuales menores como si ingresaran en un crédito. Además, les permite tener muchos beneficios semejantes al de ser propietario sin tener que pagar nada a el Estado.

¿Es realmente viable?

Recordemos que según la zona y el estrato un arriendo mensual puede variar desde los $200.000 hasta los $6.000.000 de pesos mensuales. ¿No sería buena idea reconsiderar estos pagos, si son muy elevados y pueden sopesar el adquirir una vivienda propia?

Algunos de los costos a tener en cuenta cuando se es arrendatario son: primero, encontramos el dilema de tener que conseguir una buena vivienda, a un buen precio.

Cuando se es arrendatario se está sujeto a la renovación del contrato para continuar con la vivienda, en caso de que esta no se dé o usted desee otro hogar, deberá enfrentarse a la búsqueda constante de un nuevo apartamento.

Cuando encuentre el lugar que cumple con sus expectativas, tenga presente si el valor de arrendamiento que usted paga tiene incluido el costo de administración, sino, debe presupuestarse para saber si alcanza a cubrirlo todo o no.

Adicionalmente, averigüe sobre el costo promedio que debe pagar por los servicios según el estrato, pues este, por más poco que usted gaste, siempre incidirá en el valor total a cancelar.

Adicionalmente, recuerde que cuando usted se trastea debe dejar todo pago en el lugar que deja y al lugar que ingresa, incluyendo algunos depósitos por el trasteo mismo, por el ingreso del camión, el pago adelantado del primer mes, entre otras cosas.

Esto le implica un ahorro previo suficiente para soportarlo todo. También, tenga en cuenta que un trasteo le implica otros gastos aparte del camión: pintar el lugar que dejó, comprar clavos y enseres para decorar el nuevo sitio, lo necesario para dejarlo todo limpio y en buen estado en su anterior apartamento, así como los requerimientos para que todo quede en buen estado en su nuevo hogar.

Si la vivienda a la que se traslada o la que abandona tiene algún tipo de daño, debe comunicarse con suficiente antelación (uno o dos meses) con la inmobiliaria o el dueño del bien para que se realice la gestión. Si no asumen ellos el costo, usted deberá asumirlo, lo que le implica un dinero adicional.

Claro está, no todo es malo, pero si tiene algunas desventajas que una vivienda propia le ahorraría, comenzando por no tener que trastearse. Recuerde, si su familia le incomoda por no comprar una vivienda, que es su vida y si aún no reúne el valor de la cuota inicial o las condiciones pertinentes, un arriendo de bajo costo le favorece más para propiciar su horro.

Conclusión

Recuerde que aunque es su hogar no es su propiedad, por lo que debe atenerse a las normas allí implantadas. Sea el tener o no mascotas, los horarios para fiestas, música, los permisos para trabajar en obra, o los requisitos que exijan.

Si usted no se atiene a ello, va tener que cancelar más de una multa o entregar el inmueble. Por todo lo anterior, la mejor opción es que usted decida con suficiente antelación cuándo trastearse, busque con calma y reúna el dinero excedente para poder realizar el cambio sin verse corto de presupuesto después.

¿Deseas asesoría jurídica con un abogado civilista especialista en arriendos?

Resumen
Vivir en arriendo, ¿una forma de ahorrar?
Título
Vivir en arriendo, ¿una forma de ahorrar?
Descripción
Vivir en arriendo para muchas personas es la primera opción de vida, ya que les representa (según el estrato) cuotas mensuales menores como si ingresaran en un crédito. Además, les permite tener muchos beneficios semejantes al de ser propietario sin tener que pagar nada a el Estado.
Autor
Medio
Colombia Legal Corporation
Logo
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *