Riesgos y Peligros de Dejar Nuestras Cuentas Bancarias a Terceros

Enero 21, 2016

465
Facebook Twitter LinkedIn Google+ Pinterest WhatsApp
Copiar Enlace Tu navegador no soporta copiado automático, por favor selecciona y copia el enlace en la caja de texto, luego pégalo donde necesites.
Cuando los ciudadanos prestan sus números de cuenta bancaria a personas no titulares de las mismas, pueden derivarse situaciones que entrañen dificultades legales para los legítimos titulares de esas cuentas.

Como regla de prevención general, ha de presumirse que, siempre que se es requerido por alguien para que se le preste un número de cuenta con la intención de realizar importantes transacciones, hay indicios de que no se actúa de buena fe.

Es prudente, por tanto, no acceder a este tipo de peticiones hasta no tener garantías de que los recursos manejados tienen un origen legal.

Casuística General

Tanto los abogados como los contadores públicos son testigos de un caso frecuente: ciudadanos que han sido requeridos por otras personas para que les presten sus números de cuenta. Muchos acceden sin sospechar que estas solicitudes esconden un afán de utilizarlos como pantalla legal para procurar la impunidad de determinados delitos.

Los delincuentes obtienen dinero por sus delitos y una forma de blanquear ese dinero o de intentar hacerlo invisible a la persecución policial y fiscal, es utilizar las cuentas bancarias de terceras personas no implicadas en actividades delictivas.

Así, las redes de delincuencia procuran utilizar a ciudadanos inocentes para utilizarlos de cobertura y evitar ser detectados por la Justicia.

Riesgos para Quien Preste sus Cuentas Bancarias

Estos ciudadanos son requeridos con frecuencia por la Fiscalía para responder del origen de transacciones que surgen de actividades ilícitas. Se corre el riesgo de ser implicado en una investigación penal.

Es muy posible que los importes manejados en la cuenta obliguen al titular de la misma a realizar la declaración de la renta o afrontar el pago de impuestos y sanciones tributarias.

En la legislación tributaria rigen determinadas presunciones según los importes dinerarios manejados. En caso de que esos importes superen las 4.500 Unidades de Valor Tributario(UVT) en un periodo gravable, se establece la obligación de realizar la declaración de la renta.

La obligación de declarar la renta implica estar expuesto al pago de sanciones e intereses en caso de no declararla. Esta obligación de declarar no diferencia entre si los ingresos de la cuenta son del propio titular de la cuenta o de un tercero, ya que se rige sólo por el importe de las consignaciones.

Prestar la cuenta puede suponer la obligación de declarar ante la Justicia sólo por el hecho de haber prestado la cuenta a un tercero.

Finalmente existe el riesgo de tener que pagar impuestos por esa consignación en cuenta de terceros o para terceros si no se logra probar que no se trata de ingresos propios del titular de la cuenta.

Dificultad de probar la no titularidad de las consignaciones

Debido a la presunción que la legislación tributaria contempla cuando se superan las 4.500 UVT de consignaciones en un mismo periodo gravable, es el ciudadano quien tiene que probar que esos importes tienen un origen lícito.

Dicha prueba deberá presentarse ante la autoridad que haya emitido el requerimiento al ciudadano, sea la Fiscalía o la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) o cualquier otra.

La prueba de la licitud de los importes manejados deberá ser indubitada y en caso de no lograr establecerse de manera sólida, puede generar no sólo la obligación de declarar por ese dinero sino también la acusación de enriquecimiento ilícito contra el titular de la cuenta.

En caso de que quienes solicitaron la cuenta actúen de manera lícita, probar que los ingresos no son propios no debería suponer dificultad para el titular de la cuenta.

Debe recordarse que incluso en el caso de que los importes consignados en la cuenta tengan un origen legítimo y no delicitivo, frente a las obligaciones tributarias la responsabilidad es la misma. Esto supone que el titular de la cuenta tiene la obligación de declarar y eventualmente pagar impuestos como consecuencia de esos ingresos.

Los problemas vienen cuando se ha solicitado la cuenta precisamente para encubrir actividades ilegales, pues los delincuentes no tendrán escrúpulo en que el ciudadano que prestó su cuenta sea inculpado.

De hecho, lo habitual es que precisamente procuren no colaborar con investigación alguna y tratar de que el titular de la cuenta asuma toda la responsabilidad penal.

465
Facebook Twitter LinkedIn Google+ Pinterest WhatsApp
Copiar Enlace Tu navegador no soporta copiado automático, por favor selecciona y copia el enlace en la caja de texto, luego pégalo donde necesites.
Agente en Línea
Chatea Ahora
Estamos en Línea
para ayudarle
Agente en Línea
+57 310 689 8997
Tambíen puede llamar para hablar con un operador
Iniciar Sesión de Chat
Ingrese la siguiente información para comenzar:
Teléfono Inválido
Correo Inválido
Enviar 124244
ENVIAR