No más Humillaciones en el Ejército

Enero 30, 2016

10
Facebook Twitter LinkedIn Google+ Pinterest WhatsApp
Copiar Enlace Tu navegador no soporta copiado automático, por favor selecciona y copia el enlace en la caja de texto, luego pégalo donde necesites.
Esta es la historia de Inocencio Chincá de Melgar (Tolima), que llena de indignación y pena al pueblo colombiano.

En 1987 Inocencio ingresó a la Escuela de Suboficiales buscando, la concreción de un ideal de vida que lo hiciera sentirse orgulloso y digno.

Cada ascenso que lograba llenaba de sentido su vida. Pero la fatalidad lo acechaba. En 1991, su hermano murió en un combate contra las FARC. Este hecho reforzó su propósito de impedir, con su accionar, más muertes violentas.

Siguió firme en su puesto. Pero el destino le tenía reservada otra sorpresa atroz. El 28 de Enero de 1996, toda su familia, incluyendo a su único hermano que formaba parte de un batallón contra la guerrilla de Barrancabermeja, fue brutalmente asesinada por guerrilleros del ELN.

Esto ya fue demasiado para él. Comenzó a vivir un período de decadencia y desequilibrio psíquico que, lejos de ser contenido por sus superiores, lo convirtieron en objeto de agresiones y burlas constantes. Las recomendaciones médicas nunca fueron tenidas en cuenta.

Las humillaciones, el trato degradante e intimidatorio, y las actividades que se le exigían por parte de sus superiores provocaron un daño en él de tal magnitud que tuvo que ser retirado prematuramente del servicio. Perdió el 65% de su capacidad laboral y finalmente se le otorgó una pensión por invalidez.

Al conocer este caso, fue tanta la indignación de los consejeros que manifestaron que los 500 millones que Inocencio recibió como reparación no alcanzan para compensar su pérdida de salud y de calidad de vida.

Desgraciadamente, no es este el único caso. Diariamente vemos situaciones de soldados que son víctimas de los malos tratos de los mandos medios del Ejército. Se los somete a insultos, humillaciones, burlas y toda clase de atropellos, aprovechando su investidura militar.

El Consejo de Estado condena esta actitud inhumana para con los subalternos y compañeros; y afirma enfáticamente que los insultos, sobrenombres, abusos y atropellos deben se radicalmente eliminados de los cuarteles.

No puede concebirse que quienes posean un rango superior al de otros lo utilicen abiertamente para humillar y degradar a sus compañeros y subalternos sin importar las consecuencias, a veces muy graves, que pueden ocasionar con su falta de empatía.

Como reparación del daño que le han ocasionado a Inocencio Chincá, víctima de la deshumanización de la que ha sido objeto, se le ha ordenado al Ejército que presente sus excusas en acto público, en el que deberán reconocer la responsabilidad que conlleva el desempeño de un rango superior.

Se espera además que esta condena sea ejemplificadora para todos los integrantes del ejército naciona

10
Facebook Twitter LinkedIn Google+ Pinterest WhatsApp
Copiar Enlace Tu navegador no soporta copiado automático, por favor selecciona y copia el enlace en la caja de texto, luego pégalo donde necesites.
Agente en Línea
Chatea Ahora
Estamos en Línea
para ayudarle
Agente en Línea
+57 310 689 8997
Tambíen puede llamar para hablar con un operador
Iniciar Sesión de Chat
Ingrese la siguiente información para comenzar:
Teléfono Inválido
Correo Inválido
Enviar 3256
ENVIAR